Celia, una flor de la cubanía.

Celia, una mujer de este y para todos los tiempos en el amor del pueblo cubano.por: María Lourdes Mendez Buide

“Para medir quien fue esta hermana nuestra, baste subrayar que será imposible escribir la historia de Fidel Castro sin reflejar a la vez, la vida de Celia Sánchez Manduley”.

Así lo sentenció Armando Hart en la despedida de duelo de esta Heroína de la Revolución.

Y es que decir Celia, es recordar a la ferviente luchadora, a la insuperable ayudante de Fidel antes y después del triunfo de la gloriosa gesta revolucionaria, emprendida por jóvenes amantes de la soberanía.

En su natal Media Luna, en Manzanillo, correteaba detrás de las mariposas, admiraba la insólita belleza de las flores, montaba a caballo y se iba a pescar, acciones estas bastante atrevidas para una mujer, en una época llena de convencionalismos varoniles.

Celia, una de las heroínas de la Revolución cubana.

Sorprendía a muchos por su inteligencia, su capacidad de corregir el más mínimo detalle, su rapidez de acción, la gran resistencia física escondida detrás en un cuerpo menudo; pero lo que más resaltaba en ella era su ternura y humanismo.

Desde joven se solidarizó con los humildes, los necesitados y los niños de su pueblo, a quienes les hacía regalos el día de Reyes, luego de ahorrar parte de su dinero durante un año.

Devota a Martí, recorría absorta las páginas de sus obras, al mismo tiempo que aprendía de él como amar a la Patria, a los héroes, a la humanidad.

El Apóstol se convirtió para ella en lo que es hoy para todos los que vivimos en esta Isla, el Gran Maestro de Cuba. Es por eso que enero de 1953 escaló el Turquino junto a su padre para colocar en el punto más alto de Cuba, el busto del hombre más grande su historia, José Martí.

Precisamente para llevar a cabo las ideas de él, se incorporó al Movimiento 26 de Julio, convirtiéndose en la primera mujer guerrillera de la Sierra y consagrándolo todo, incluso su apariencia física, al cortarse el cabello para donar 25 pesos al Movimiento, que le ofrecían a cambio.

Al triunfo de la Revolución, Celia está presente en cada nueva obra, en la construcción de hospitales, viviendas, escuelas, en el diseño de ropa acorde al clima y las tradiciones cubanas, en la decoración del Palacio de Convenciones, en la creación del Parque Lenin y de otras tantas instituciones culturales que aun perpetúan su exquisito gusto estético.

Celia, una mujer que defendió los derechos de su género en todas las tribunas.

 

Así, incansable, se mantuvo hasta el 11 de enero de 1980 cuando exhaló su último aliento pero su imagen, su presencia y su fragancia inusual aun se siente como algo eterno, perpetuo, autóctono de esta Patria, que tiene la virtud de reconocer a las grandes figuras humanas que, como Celia, resaltan la historia de esta tierra.



Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: