#Café cubano con aroma propio en Fomento

El cultivo del café, un signo de la cultura agrícola en Fomento.

por Elsa Ramos Ramírez

En lo hondo del lomerío apenas se divisa el rojo intenso del grano que se delata en medio del verdor del paisaje. Apenas se escucha el trinar de los pájaros y las voces de los cosecheros. Es tiempo de recolección.

En áreas de la Cooperativa de Producción Agropecuaria Victoria de Girón, en la zona de El Algarrobo, en Trinidad, brazos propios quieren afianzarse para bien de la producción cafetalera. 

De cómo lo logran hablan sus propios protagonistas, como Alberto Rodríguez, un hombre que le sabe santo y seña a este grano en los  14 años que lleva bajo el azote de la santanica.

“Para que esto brille como ahora, hay que darle la atención requerida que lleva el café: saneamiento de las brocas, la poda, materia orgánica, la maduración está más o menos, no ha venido muy apurada, según la maduración recojo tres o cuatro latas, hay que caminar bastante, loma arriba, loma abajo para que la cosecha sea eficiente, hay que ir entresacando los maduros de los verdes, solo recoger el maduro y el pintón.

La presencia de la mujer marca también la cosecha con su peculiar aroma y su alegría para hacer más llevadera la faena en medio del calor y el sol. Así lo reafirma Yudelmis León, quien hace tres años le ha cogido el gusto a esta labor.

“Me gusta este trabajo, y por eso no lo veo ni difícil ni complicado, me entretengo, es un gusto ver los granitos maduritos, para que estén así hay que destallar la mata, cuidarla para que cuando esté su producción esté el grano fuerte, cuidar el campo, podarlo”.

Como el alma de la cooperativa definen a la técnica integral Anelys Ramos, una mujer que desde hace 15 años vigila de cerca los cafetales con apego a la ciencia y la técnica.

“Lo que lleva es hacerle tres limpias al año, regularle la sombra, acordonarlo, proteger el suelo, deshijar el café, todo tiene que ser en tiempo cuando lo lleva, podándola si lo necesita, ya sea sistemática o en bloque, cuando podas tienes que poner la planta que te falta. Hay que caminar mucho, divido el área en dos partes, camino diario una cantidad de áreas y al otro día camino el resto, cada campo tiene un productor y tengo que decirle lo que tiene que hacer, si lo esá haciendo bien, todos no tienen la misma cultura, hay gente nueva”.

Formada en la capital del país Anelys tuvo a bien retornar a sus raíces y a los campos donde conoció su amor por el café tal vez porque tuvo que recogerlo y cuidarlo con sus propias manos.

“Se ha ido trabajando en la tecnificación del café, nos dimos cuenta que la plantación es vieja, primero empezamos rehabilitando y luego renovando,  se le puso diez libras de materia orgánica, se plantó en tiempo, se le hizo la resiembra, eso lleva  atención, limpia, plateo, riego de fertilizantes, después manejarlo, tenemos el vivero y las posturas nuestras y hemos vendido a otros productores”

“Estamos trabajando en el proyecto de mejoramiento de suelos, como es una zona muy lomosa, se degrada mucho el suelo, se hacen tranques para retener toda esa capa vegetal que es arrastrada por el agua, se queda ahí, se hacen cordones de barreras muertas, barreras vivas que también ayuda a que no te salgan malezas,  ya tenemos área con buen rendimiento, el objetivo es en el 2015 llegar a más de cien quintales por caballería.

Durante la pasada campaña esta CPA resultó la mejor del país en la recolección del café con fuerzas propias. Con 48 socios, 30 de ellos vinculados al café, la cooperativa comenzó hace cuatro años la renovación de las plantaciones en las 5.30 ha que la cubren y hoy los resultados no se hacen esperar, según constata el presidente Héctor Rodríguez Ortega

“ El 2007 -2008 restablecimos media caballería de café robusta, hoy la tenemos por encima de cien quintales, después en el 2009, 2010 y 2011 hemos renovado cuatro caballerías y media, es decir todas las áreas con bajo rendimiento nos propusimos renovarlas.

La vinculación del hombre al área ha traído buenos dividendos. Hoy la cooperativa ha resuelto por esa vía uno de los mayores enemigos que tiene la producción cafetalera en Cuba: la falta de brazos.

(tomado de Radio Sancti Spíritus)

“Todo descansa en la vinculación del hombre al área-explica Héctor-nos ha dado un resultado enorme en la cooperativa, tanto para el café como en la  producción de plátano, aguacate, el hombre cuida las plantas, las protege, al final tiene derecho al 50 por ciento de las utilidades del área, por eso se esfuerza en producir más, cuando llega la cosecha, tienes a la gente de toda la familia, incluso los que trabajan en otro sector, así tenemos que emplear menos fuerza de trabajo de fuera de la cooperativa, así se cuidan mejor las plantaciones, hay menos gastos”

“Otro impacto  ha sido la mejoría de los precios, después de la cosecha anterior que subieron hemos tenido resultados enormes , antes teníamos pérdidas entre los ocho y diez mil pesos anualmente, hoy tenemos ganancias, a partir de la cosecha anterior, los cooperativistas reparten las ganancias y le quedan a la cooperativa alrededor de 30 ó 40 mil pesos”

Alternativas como estas denotan que aún cuando el camino de la recuperación cafetalera es bien largo, por trillos como estos anda el atajo para acortar las distancias.

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: