Gracias, Yamilé, por ser locutora en Sancti Spíritus

Yamilé Valdés, hija del Premio Nacional de Radio Ernesto Valdés, sigue con orgullo la profesión paterna.

Parecía otro curso de postgrado más en una Emisora entre las tantas decenas que integran la radio Cubana.

Podría otro pretexto para darnos cita con los amigos y colegas, que por la distancia de la vida y el tiempo apenas vemos y con los que solo compartimos los criterios vía telefónica de esta u otra publicación.

Incluso, los que hubo que no fueron a la convocatoria del Curso de Locución para el personal periodístico del Sistema Provincial de Radio Sancti Spíritus, por la pura apatía a hacer un largo viaje en busca de un sueño sabido, ser mejor radialista o locutor.

Hasta estaban fuera de concurso, las peripecias de los que residen en Yaguajay Fomento y Trinidad para llegar a la una de la tarde de cada lunes a los estudios de FM del Palacio de la Radio Espirituana, pero…

No faltaron los valientes, quienes desdeñaron su cierta edad, su experiencia, sus canas, sus dolencias del cuerpo, o la apretada agenda del lunes para cualquier profesional, que deja atrás la modorra del día de descanso, para no fallarle a la fiel e imprescindible profesora, e inconforme locutora Yamilé Valdés.

Ella le puso su nota de distinción a un curso de superación, imprescindible para quienes hacen de la voz su instrumento de labor cotidiana.

Yami, como la conocemos, desde aprendió el oficio junto a su padre, zar de la locución en Sancti Spíritus, Ernesto Valdés, y ahora con su esposo, abodago de profesión y locutor de oficio y vocación, Juan Carlos Castellón,  no puso reparos en desentrañar los gajes del oficio y la madeja de su carrera, con las tildes y signos de puntuación.

Las citas de lunes durante dos meses fueron como una suerte de desahogo para desenredar los gazapillos de cada lectura de crónicas, comentarios e improvisaciones.

El reto se trazó para despejar el camino de los aprendices de la profesión, con su habitual rebeldía quienes no fallaron en su fácil habilidad para  interrumpir la calma habitual de una clase con sus inquietudes.

Para los que peinan canas y acumulan ciertos dejos en el ejercicio de la locución, los encuentros mostraron la magia una vez más de una Yamilé realizada, y el empeño de quienes con dos décadas de profesión sabemos, que aún tenemos solo una parte del sendero vencido…

La magia es invisible, pero existe y esta vez tomó cuerpo, voz y lecciones de lo que debemos hacer para llegar mejor a la audiencia espirituana, en Yamilé Valdés, una querida amiga, y admirable profesional de la locución, que pronto celebrará el Primero de diciembre junto a su esposo, familia y pueblo.

Después de aquellos días, donde no faltaron los regaños, las dudas, e inseguridades, y las repeticiones, hasta las autosuficiencias innecesarias, ahora podemos parafrasear al cantor poeta Silvio Rodríguez, en su Cita con ángeles:”…todos ya somos un tilín mejores”.

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: