Primer Ferrocarril Trinidad-Placetas, historia de sueños en el centro de Cuba

El ferrobus tiene capacidad para 100 pasajeros y su ruta se extiende entre las zonas llana y montañosa de Fomento.

Hoy te acercaré a la historia de un ramal, que aún se extraña con nostalgia en nuestro municipio, el famoso ferrocarril Trinidad-Placetas, convertido en toda una historia de amor y tragedia.

El 6 de junio de 1856 se inauguró el primer camino de hierro desde Trinidad a Casilda. El sueños se logró después de varios años de empeño por ejecutar un proyecto que beneficiaría el intercambio mercantil entre dos zonas importantes del centro del país.

Posteriormente, luego de varios intentos fallidos se logra extender en 1919, la línea férrea hasta Placetas, para regocijo de los habitantes de la antigua provincia de Las Villas y en especial de los habitantes de la sureña villa trinitaria.

La confortable locomotora con sus cojines de terciopelo rojo, cortinillas de seda verde y cristales biselados dejaban ver el innegable esfuerzo de muchos trinitarios por mantener la Villa en un constante esplendor.

En ese entonces era un pequeño y corto camino de hierro en Trinidad y Casilda. Con los fuertes embates de la Guerra de los Diez Años, se registra la desaparición del ferrocarril de Trinidad. Su situación ya era crítica, antes de producirse el alzamiento independentista.

El primer ferrocarril entre Trinidad y Placetas fue un sueño hecho realidad y frustrado por el tiempo y el viento.

Proclamada la República, los trinitarios vuelven en 1904, a pensar en la reconstrucción de su línea férrea Casilda-Placetas, pero su obra comienza con el obstáculo de siempre, el cruce sobre el río Agabama, que en sus crecidas era como un brazo de mar alborotado y peligroso.

La obra del puente se inició en diciembre de 1917 y se concluyó el 3 de febrero de 1919. Así llegó el tren a los lomeríos de Fomento y Trinidad y la locomotora con sus silbatos comunicó a todos que Trinidad salía de su aislamiento para unirse al resto de Cuba por un ferrocarril que portaba civilización y progreso.

Fue una atrevida obra de los hombres que paso a paso, cortaron empinadas lomas por el cañón del Agabama o a través de farallones gigantescos y colocaron el camino de hierro por donde el tren cruzaría veloz y cómodamente con la belleza y emotividad que brinda ese pedazo de Sierra donde vivimos.

Así termina el primer pasaje de esta historia de amor, sueños y pesadillas de los habitantes del centro de la isla…

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

2 Responses to Primer Ferrocarril Trinidad-Placetas, historia de sueños en el centro de Cuba

  1. Isabel says:

    UYYYYYY, ME QUEDO ENGANCHADA PARA EL PROXIMO CAPITULO. QUE SEA PRONTO.

  2. Pingback: El puente de Agabama, un símbolo que muere, un símbolo que nace | Fomento en Vivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: