Vida (4) o Poesía para salvar a un ahogado

agabama

Esta vez no crece el Agabama

una vida se deshila en el cauce

el puente se fue con Sandy

y la resurrección no aparece.

MARA

inclina su cuerpo

echa naves y añoranzas

seca toda la mujer

cae mustia la tarde de noviembre

se agotan en El Almacén

los abrazos para salvar

nuestras

tantas almas heridas.

No crece el río

el Saltadero tienta

MARA

no sabe ahogarse

nadar es imposible

los amigos gritan suben la ribera

ella sorda es apenas

una nota de silencio.

Mientras,

el agua murmulla

deja pasar esos molinos gastados

revive en tu nene

a contracorriente

solo el amor y el olvido.

El cielo acaricia en azul

el pelo corto

ya no danza

el aire empuja la espera

qué intempestivo

es un tremendo el sórdido

cada destino es un beso

ensillado en letras.

Cierran todo

no hay navegación

llega en USB un email.

Justo

cuando MARA está por ahogarse

pierde los lentes y adivina

en Verdana 10 embotellada

una frase de la guerrilla

aquí yomemiperocontigo

amiga, sálvate

enfrenta la vida

desde la poesía.

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

4 Responses to Vida (4) o Poesía para salvar a un ahogado

  1. Aquel, nuestro puente, ya no existe.
    Entre el río y el puente hay un vacío, ahí cayó Maya.
    Mi abuelo busca en su memoria, tantea un polín
    con el bastón y pisa en falso sobre el recuerdo
    del que se fue con las aguas sin regreso.

    • Maya, es cierto, nuestro amado puente se fue con la crecida del río. Ahora, a un año de Sandy, regresan otras aguas en las que podemos naufragar, si no salvamos el mañana que comienza hoy y pinta novedades.

  2. Pues, el granito de inspiración que me toca, me lo tomo con mucho orgullo. Sí, enfrenta la vida con poesía, esa es una buena manera de salvarse. (Aunque puedes elegir también no salvarte, a lo Mario Benedetti. http://www.poesi.as/mbap061.htm) un beso

    • gracias, Rosi, ando por esos senderos, me encantó la idea de Mario el bendito,
      “No te quedes inmóvil al borde del camino, no congeles el júbilo, no quieras con desgana
      no te salves ahora, ni nunca.”
      Y yo le añado: si a esta hora, ya no está él, mas ustedes siguen blogueando conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: