Muerte. El número trece (1)

muerte

Esta vez no toca a la puerta, apenas anuncia en el umbral: estoy aquí. Su mirada es esquiva. Todo su empuje y lozanía de tantas vidas a cuestas, solo le da fuerza en la sentencia del juicio final, vengo a arrasar con todo.

Cuentan que la luz del portal tintineó hasta perder su lucidez. No hubo desde entonces más que sombras en el patio en lo que parecía abrir un día todo de verde.

Los árboles del hogar, donde el mundo ensancha los sueños de paz, comenzaron a mecerse, no por la llegada de nuevas noticias del fin de año. Las mareas de hojas cayeron tanto como un suave y mustio colchón de motas de invierno.

El rugido en la penumbra traían la misma veleidad, con que la muerte suele tomar al azar una y otra vez los destinos humanos y los pone de revés, como un tejido acerado con doble candado.

No hubo más que una carta. Si acaso el un aviso era la escueta nota  médica, ya no puedes esperar, vamos al quirófano en unos días. Qué mareo sintió la Maga entonces.

Para qué tantas curas y pruebas y conos y más pruebas, para qué nueve años de insomnio en la consulta Patología de Cuello. La hemorragia se detuvo entonces con el nacimiento de la Yesi y el desprendimiento de un útero ya inservible, ahora igual habrá que sobrevivir.

Es bien cierto, la vida es un soplo y se desliza en cualquier recodo.  Ella no tocó nunca a la puerta, condujo la suerte sin miramientos a una mesa de acero helado y le trazó trece puntos con su saeta en el aire, tras abrir el vientre con pinzas. Aquello podía ser un frío y solitario adiós.

Su rostro sin veredictos acallaba todo intento de canje, prórroga o misericordia. Esta vez para la Maga no tuvo tiempo de despedidas.

…La cita era impostergable y la Ciega no entendía de malabarismos extraños. Apareció entonces una esperanza. Entró revoloteando con corvas antenas, iba toda zancuda de verde en aquella malucha habitación con olor a agrio.

La Maga sonrió y con su habitual sentido de felicidad y confianza retó al zumbido de la Ciega: Vamos al salón, una nueva vida estará desde hoy conmigo. Algo me dice que todo saldrá bien.

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: