Agua parece, leche no es

No todo lo esencial es invisible para los ojos

por Ileana León Jaúregui y Mary Romero

Cuenta la historia, que cuando la leche era muy difícil de conservar durante la Edad Antigua y la Edad Media, se consumía fresca o en forma de quesos. Hoy te invito a conocer leyendas y realidades sobre tan exquisito producto natural.

La principal función de la leche desde la antiguedad, era nutrir y proteger a los hijos hasta que fueran capaces de digerir otros alimentos.
La leche de vaca, es la fundamental. Luego sigue la de búfala, de oveja, de cabra, de yegua, de camella, de alce y de cerda, entre otras, que forman parte de la alimentación humana corriente, en la inmensa mayoría de las civilizaciones.

¡Y es una historia que tiene su connotación!. Pues por su color blanquecino en el Antiguo Testamento aparecen como símbolo de abundancia y creación. Se pueden contar además las comparaciones que se le han hecho a la leche.

¿Sabe usted por qué esa franja blanca que se divisa en el cielo se denomina Vía Láctea? Cuenta la mitología que los grandes cinturones de estrellas que se pueden ver entre las constelaciones de Perseo, Casiopea y Cefeo, fueron bautizados como la vía láctea para recordar la historia:  Hera quería amamantar a Hércules y este la mordió tan fuerte que un chorro de leche salió disparada hacia el cosmos.

En la obra La lechera del pintor holandés Vermeer, la blancura de la leche alude a la pureza y virtudes de la joven. También, muchos de los productos lácteos poseen gran importancia, por ejemplo, la gran variedad de quesos es reflejo de la multiculturalidad de una nación, y algunos de los quesos más famosos suelen representar a toda una nación.

Así, el queso Roquefort es típico de Francia, el mozzarella y el queso azul gorgonzola a los platillos de Italia, o el Zamorano de la región de Castilla y León, en España.

Ahora te invito a cerrar los ojos, vamos a hacer un viaje mágico por Egipto, tierra donde la hermosa Cleopatra hacía baños de leche para mantener su lozanía. Véanla, ahí sale, envuelta entre mantas blancas del mejor hilo, seguida de cinco sirvientas que la asisten en su baño de belleza. Qué leche tan cremosa, tan pura. ¡A veces pienso que se parece a la cal!. Le va dando un toque singular a la piel, su textura se suaviza. No por gusto es un privilegio de las grandes personalidades de aquel país.

Si Cleopatra resucitara hoy y su belleza dependiera de lecha de vaca, corre el riesgo de morir con vejez prematura, llena de patas de gallina y con el cabello flechado.Pues aunque se habla de las propiedades de la leche, es inevitable reconocer que la consumida en la actualidad es más devota que San Juan el que bautizaba en el Jordán.

Pobre Cleopatra, danzaría hasta desfallecer y pediría a su Dios una crecida del Nilo para jamás, y digo jamás volver a ver una vaca y mucho menos al encargado de llenar la tina de su baño de belleza. Pobre Cleopatra, verdad?

Al lechero no lo mataron por echarle agua a la leche. La población opina por estos días de sequía  las inevitables consecuencias de una leche aguada. Quienes se benefician de su venta en la canasta básica familiar casi siempre adquieren una leche azulada que rara vez sube y brinda una nata gruesa, la preferida en los desayunos familiares. Estos síntomas azulados revelan que por aumentar la cantidad de litros en la entrega y venta al Estado, se gana en cantidad, pero se pierde en calidad.

Atrás quedan las buenas noticias del año 2013, el actual es joven, pero denota urgencias y mayor control sobre los destinos productivos…

Por suerte, la primavera llega con las lluvias y trae luz, canto, alimentos y cambios que favorecen la protección de los indicadores de lactosa en la leche y la motivación de los campesinos por cuidar más que la apariencia, la salud de quienes compran sus producciones, sino…

¿Y qué sucedería con el calcio que demandan los pequeños para su crecimiento, con el metabolismo de las personas, con los nutrientes que necesita el organismo, todos los que aporta la leche? Su principal función, sigue siendo la misma: alimentar y proteger a los hijos hasta que sean capaces de digerir otros alimentos.

No pretendo con mis reflexiones aguarte el día. Confiemos en que se solucionarán, más temprano que tarde, las adivinanzas sobre la ruta de la leche y las transformaciones de la agricultura, la rama ganadera y sus tributos como este producto tan deseado, antes de llegar al estómago del consumidor, y sus ganancias, a los bolsillos de los ganaderos.

Por suerte, ya llueve, crece el pasto y mejoran los tributos de la leche y su calidad, tanto en los hogares como en las vaquerías. Ya van quedando atrás los días de sequía y algunas promesas incumplidas de comerciantes y campesinos. De lo contrario, se reaviva la misma leyenda de la temporada invernal…agua parece, leche no siempre es.

publicado en Reflejos, sección de Radio Fomento

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

One Response to Agua parece, leche no es

  1. Maya says:

    En la sequía siempre disminuye el pasto en los potreros y si no tenemos suficiente caña y kingrass para aportarle los nutrientes al ganado,las vacas no pueden aportar la misma cantidad de leche que en la primavera,y si no valoran este indicador en los planes de producción diferenciado en dos tiempos, seguirá pareciendo agua y no será leche. Y esta leche fluida es la que consume el pueblo día a día, no la que ahora sube de precio en la shopping. Te lo digo que soy hija de vaqueros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: