Un poco de luz sobre las sombras de un festival

100_2397-300x222

por Pedro de Jesús

La XXVII edición del Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso, recién terminada, es la comidilla de muchos fomentenses. Me sumo al banquete de murmuraciones y juicios, añadiendo estas sucintas reflexiones.

Que la competencia se haya librado entre once grupos, procedentes de nueve provincias, habla bien —al menos en términos numéricos— de la capacidad de convocatoria del evento. Aunque la calidad artística escaseó en el concurso, fue altamente gratificante disfrutar de dos de los mejores espectáculos vistos en los últimos años en el festival, uno del grupo santiaguero Relacionarte (Una nueva historia) y otro de Teatro sobre el Camino, de Villa Clara (El fantasma), los cuales, con toda justicia, ganaron la mayoría de los lauros.

Bueno fue también invitar a La Andariega, compañía camagüeyana, no solo por el impacto de público que suscitó Historias que vuelan dentro o ¿Giselle otra vez?, con audaz texto de Blanca Felipe, sino porque las virtudes técnicas e interpretativas de sus bailarines les imprimieron verdadero realce a la inauguración y la clausura.

Incluir a músicos como Edesio Alejandro y William Vivanco en el programa constituyó otro de los aciertos; también la gestación de un tema musical y un videoclip identificativos del evento, la extensión de las puestas a varias comunidades rurales, así como la expoventa de muñecos y títeres alrededor del parque.

Sin embargo, sobre esas luces caen perturbadoras sombras.

A cada edición del festival la asistencia del pueblo disminuye. Varias razones pudieran explicarlo: espectáculos en la calle, al resistero, que no explotan adecuadamente los resortes visuales y dramatúrgicos y que, en suma, carecen de interés artístico; sistemáticos incumplimientos del programa que no se compensan con información actualizada en los propios espacios de representación; numerosas puestas destinadas a niños y adolescentes que suceden mientras los receptores ideales se hallan en las escuelas…

Cambiar la fecha del evento para el mes de abril, haciéndolo coincidir con la semana de receso escolar, conseguiría, de manera natural y expedita, la integración coherente de los espectadores de menor edad y de sus familias a las actividades del festival.

Por otra parte, un evento como este debería servir de espacio para la exhibición de algunas de las mejores propuestas profesionales de la escena nacional, hecho que permitiría ampliar los referentes artísticos de los participantes, sobre todo porque los breves talleres que se imparten repiten, una edición tras otra, sus temas: teatro de títeres, teatro de calle, manejo de zancos…

Si bien esas modalidades tienen gran peso en las unidades artísticas formadas por los instructores de arte en escuelas y casas de cultura, reducir a ellas el multiforme universo del teatro empobrece las miras de quienes conducen los procesos de apreciación y creación artísticas en lugares muchas veces remotos de la geografía nacional, adonde casi nunca, o nunca, llegan grupos de la vanguardia escénica cubana contemporánea.

Urge que el Consejo Nacional de Casas de Cultura y el Centro Provincial de Casas de Cultura se esfuercen por establecer y/o afianzar alianzas con el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y, particularmente, con directores de algunas de las compañías teatrales cubanas más calificadas, con el propósito de atraerlas hacia el festival. Si ello no fuera posible, pudiera gestionarse la adquisición de materiales audiovisuales que contengan el registro de algunas puestas cubanas de alta calidad, para realizar talleres a partir de su visualización y debate.

Sobre los premios: aun cuando se trata de un festival de aficionados, no debe juzgarse a los artistas con actitudes complacientes, las cuales, como se sabe, contribuyen no pocas veces a que lo verdaderamente meritorio se equipare con algo que no lo es, o no lo es tanto. Se emparienta con esto el hecho de que el número de modalidades convocadas a premios es excesivo en relación con la calidad artística, la cuantía y la variedad de géneros y estilos de las obras concursantes.

Otro asunto que amerita valorarse son los espectáculos de inauguración y clausura. El cambio de los espacios tradicionales para ambas ceremonias consiguió, por sí mismo, el impacto de lo nuevo y sorpresivo. Sin embargo, opino que solo el de clausura debiera convertirse —sin camisas de fuerza— en pauta para futuras ediciones, siempre y cuando se mantenga la invitación a artistas o agrupaciones musicales de primer nivel cuyos conciertos doten de sentido el desplazamiento de espectadores y participantes, en sucesivas paradas, hasta la Plaza Cultural.

Sobre la ceremonia de apertura no pienso igual. Juzgo contraproducente que la dirección artística concibiera un espectáculo que ignoró las disposiciones del Comité Organizador —reflejadas en el programa del evento— y echó a un lado el trabajo de la casa de cultura y la Brigada de Instructores de Arte José Martí del municipio, organizadoras del tradicional desfile con decenas de niños y adolescentes que quedaron a la espera de atravesar el escenario principal de la ceremonia. Huelga decir que también nosotros, el público de siempre, quedamos a la espera.

Por otra parte, la idea de desarrollar el evento entre miércoles y sábado me parece sabia y de muchísima pertinencia. Sin embargo, deben ajustarse algunos detalles para evitar que se repitan los descalabros que la iniciativa acarreó. Uno es la llegada tardía al municipio de muchos de los participantes, que no pudieron asistir a las actividades de la apertura; otro, el riesgo de programar demasiadas presentaciones a seguidas de la ceremonia inaugural, porque, generalmente, el comienzo de esta se retrasa o no es posible estimar con exactitud su duración.

He dejado casi para el final el asunto que más me atañó durante el festival: la comunicación a través de las redes sociales. Fue una idea inédita, brillante. Sin embargo, a pesar de las conciliaciones entre el Centro Provincial de Casas de Cultura y la Dirección Provincial de Cultura, la navegación no estuvo disponible después del viernes por la noche y fue imposible dar seguimiento y conclusión a los reportes sobre el desarrollo del festival.

En estrecha relación con esto, añado una observación: quienes se ocupan de la comunicación, divulgación y promoción de las actividades culturales en la provincia debieron crear, con calculada anticipación, una estrategia comunicativa para los medios digitales que incluyera algo más que referir el programa del evento en el sitio Hero. En la prensa plana, radial y televisiva tampoco fue visible una estrategia comunicativa, si es que la hubo.

Por último, algo fundamental.  Año tras año se hace evidente que no es posible cumplir con rigor al programa de presentaciones y actividades colaterales mientras los artistas continúen hospedándose en sitios apartados como el Campismo Popular La Hormiga y el Centro de Pioneros Exploradores Mártires de la Columna 8.

El problema exige que se tome una determinación radical. Podría ser el rescate de la escuela José Antonio Echeverría como sitio único de alojamiento, cambio que, además, abarataría los costos del transporte.

Las autoridades del sector cultural en la provincia y el municipio deben razonar con el gobierno de la localidad la conveniencia de una decisión que requeriría varias —acaso arduas— gestiones.

Pienso que el Consejo de la Administración Municipal —cuyo presidente, Frank Osbel Cañizares, apoyó el evento no solo pronunciando las palabras de bienvenida en la noche inaugural, sino facilitando a la Dirección Municipal de Cultura los recursos materiales que hicieron falta—, comprenderán la significación de una medida que coadyuvará a imprimir vitalidad a un festival sin el que ya no es posible contar la historia del pueblo de Fomento y que merece tener otra vez, para siempre, la vasta trascendencia sociocultural de que otrora gozó.

 

Anuncios

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: