Precios a la altura del Tío Stiopa

Stepa_Svoy_11_03

Acabo de leer otra vez y no será la última, déficit útil y productivo. “El Presupuesto del Estado en Cuba para 2018 financiará producciones domésticas por más de 15 mil millones de pesos a fin de aminorar importaciones y fomentar rubros exportables, lo que incide en el déficit fiscal”.
Lo que me desvela: ¿Y qué producirá en Fomento? ¿Solo productos agrícolas a merced del inestable clima, la desequilibrada aún organización y fiscalización de la agricultura? ¿O es que ya las tierras de Fomento dejarán de ser monocultivos en grandes extensiones?

Las noticias revelan que con “el dinero del Presupuesto se subsidiará la diferencia entre los costos de renglones nacionales y los precios de importación para incentivar a los productores y que los mismos reciban pagos justos”.
Mas no siempre los incentivos hacen mella en quienes prefieren vivir de mulos y un pasaporte español con un sombrero de paño siempre de estreno y pasear por el campo donde reside antes que hacer producir la tierra que los vio nacer y sacarle el mejor provecho a su finquita para el bien de todos y para su bienestar propio.
“Los subsidios, dicen las noticias estarán mayormente dirigidos al sector de la agricultura en la producción de alimentos, y añado: Porque no solo de pacotilla vive el hombre. Para estimular la rama agropecuaria, ilustró el informe, se aumenta el subsidio para la producción de arroz, frijoles y otros renglones que sustituyen importaciones”.
Al decir de los expertos, “Finanzas y Precios tiene la encomienda de evaluar más a fondo el resultado real de esas inyecciones monetarias al sector productivo, las cuales van en ascenso durante los últimos años”. Y acoto: NO todo crecimiento es loable ni todo balance es para recostarse en un taburete a ver pasar el período mejor para las siembras intercaladas, oportunas y fértiles de la campaña de frío. Porque en Fomento los huertos y organopónicos apenas tienen lechuga para vender como si fuera el único vegetal en el subprograma simbólico y fundador de la agricultura urbana.
No esperen a una inspección para cultivar los rabanitos de 21 días, las remolachas y zanahorias de ciclo largo y los pepinos más caros que la vergüenza y la honra que el viento parece que se llevó.
De las carencias estatales, de la mala distribución y falta de gestión de algunos comerciantes viven, las siembras prometidas tras el huracán, viven quienes especulan por doquier con precios del tamaño del tío STIOPA, el muñe que no cabía en la pantalla del televisor. De niña miraba a las nubes por si aparecía el tío, ahora hurgo bien arriba a ver si pincho el globo de los precios.
Y entre los agentes del orden público y los inspectores de Supervisión no se salvará el decoro de los carretilleros, las placitas y los puntos de venta más que la Feria. Falta variedad, calidad y no solo control de esta licencia o aquel lugar donde estacionarse.
Porque hasta donde tengo noticias, las multas deberían ser educativas en última instancia, no punitivas en el momento en el que el cliente busca alimentar a su familia o a sus invitados de domingo a domingo, con estiramiento de billetes y las escasas compras.

Además, acotó el informe de la agencia Prensa Latina, “no menos importante, es que ese gasto corriente llamado presupuesto amparará producciones con destino a la canasta básica subsidiada y el consumo social en escuelas, hospitales y otras instalaciones públicas”, donde todos los consumidores y los productores, comerciantes por medio, recibimos el beneficio que nos brinda este mundo de paz donde vivimos. Hagamos esa vida lo más gratificante posible.

Espero que el “mulo” del sombrero de paño no tenga que hacer magia para que mi familia vuelva a comer rabanitos. Traer remolachas y zanahorias de la capital no es posible todos los días.

Ah, y que quede escrito. Es que él es el guajiro sabio, el ente raro al que elogia la comunidad donde ahora es cacique y ayer solo el labrador que saludaa a todo el mundo, y nosotros transmutamos a ser ahora los bichos comunes que alimentamos su ego de pacotilla y se nos cae la baba mirando la cadena del mono, digo, del mulo que simula a un jeque, sin harén o con, pero será harén de otro post.

Acerca de Fomento en Vivo
Fomento en Vivo comparte vivencias desde el municipio de Fomento en el centro de Cuba y el quehacer de su gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: