¿Más Baches o espacios por lo verde en Fomento?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dice un vecino de la calle Juan Bravo, antigua vía llamada Trinidad por el viejo camino de Fomento a la villa sureña, al enviarme estas fotos:

“MUCHOS AÑOS llevan los vecinos pidiendo la arreglen… Por gusto”.

Sin embargo, esta receptora de asuntos del pueblo fomentense cree que las vías pueden ganar en ornato público y colores verdes y productivos, mientras esperan por el arreglo de los viales como uno de los problemas agravantes de la higiene y la belleza en la ciudad de Fomento. El asunto de los baches entorpece el tráfico en muchas zonas y comunidades.

 

Cuba: Tras las historias del Che Guevara en Fomento

por Prensa Latina

Fomento – El poblado de El Pedrero, en la cordillera del Escambray, al centro de la Isla, resguarda con orgullo algunas de las historias más humanas vividas por Ernesto Che Guevara durante los últimos años de la lucha independentista cubana. Leer más de esta entrada

Lo que la niebla devela en octubre

La niebla no nos deja. Hoy quiere ser densa por el caprichoso Sol que irrumpe a jugar con el fresco del despertar entre montañas. Son los días de octubre que se parecen a los de ayer y a los de antier. Alguien nace, alguien se muere, alguien renace en su propia muerte. El que se va es borrascoso, casi igual por la cortina que vela estos amaneceres. No caen en la hojarasca de la arboleda las hojas rojas de otros lares sino los granos rojiamarillos en espera de la recolección. Quisiera negarlo mas por casi 30 años es trunca la cosecha cafetalera en estas laderas. Quien apuesta por la verdad no sube a encontrar ni un ápice de ella. Sigue poniendo humo para contar volutas y gestar más olvido en su fama.
La niebla cede un poco. No hay rocío sino lluvia, se pega la camisa y se encueran las botas para escribir las historias de la rudeza de una guajira trepando el monte. Es el convite de las mujeres serranas con el jabuco a la espalda. Habría que ver si la niebla, que no nos deja vivir con más luz en octubre, penetra profundo el alma porque también lleva el nombre de ellas. La neblina no nos deja avanzar en la escalada. Las guajiras se adueñan del aroma de café entre campos de mariposa para despejar el día y abrigar los sueños. Ojalá sean los deseos de mañana. #migentebella #coffeetime #Cuba

Dejémosle ser maestros, teachers


por Dayenis López
El maestro deviene paradigma ético-moral y espejo en que se miran constantemente sus alumnos. Como bien sentenciara Luz y Caballero, “instruir puede cualquiera; educar solo quien sea un evangelio vivo”.
Por lo tanto, el educador debe ser ejemplo, desde todo punto de vista, mientras que su actuación, no solo en el aula, sino también fuera de ella, es un fiel reflejo de lo que explica en clase.
Hoy es el Día Mundial del Docente. La UNESCO dedica este día a promover la autonomía de los docentes, fortalecer y crear nuevos maestros de todas las enseñanzas. Pero, ¿qué tipo de maestros requieren nuestras aulas? ¿Cómo incentivar el amor por la docencia?
La docencia, como profesión y como pasión, es una disciplina a la que se la debe abordar con respeto y dedicación, demandando un gran compromiso por parte del maestro. Este compromiso será el contrato tácito establecido por el docente hacia su rol de comunicador, transmisor y precursor de la curiosidad del estudiante.
Desafortunadamente, esto que debería resultar como denominador común para todos aquellos que persiguen la vocación, parecería escasear en algunos, generándose como resultante personas que atentan contra la profesión. Mal llamados docentes, quienes extasiados por el aparente rol de autoridad que les confiere dicha relación de profesor – alumno, se empapan de esa jerarquización en lugar de involucrarse en el universo del estudiante y en la real dedicación que conlleva. Estos son casos que ya no se manifiestan de manera aislada, cada vez se presentan de forma más recurrente, y su evidencia radica en los mismos estudiantes y en su desarrollo de aprendizaje.
En contraposición a estos desalentadores de la profesión, aparecen aquellos a quienes sí les es legítima, y por sobre todo quienes desde sus nuevos aires renovadores hacen su aporte. Realmente hace que se transforme en una necesidad poder gestar a un nuevo grupo de docentes dentro de un circuito de profesionales ya instalados en la institución educativa. Generalmente se trata de personas de joven edad, con nuevas ideas, y entusiastas de aprender el ejercicio de la docencia.
Transitando el período de formación pedagógica, y culminando ya con la última instancia de éste, es claro notar cómo el número de estudiantes ansiosos por el ejercicio de la docencia ha disminuido. Cuba afronta un déficit creciente de profesionales del sector educacional entre otros motivos, por la falta de reconocimiento al maestro, las dificultades salariales y materiales y el despojo de su propia vocación por un cúmulo de reglas, normativas y burocracias que rigen hoy el trabajo del profesor.
Encontrar el goce en saberse como educador no sólo significa que un alumno termine con el curso de determinada materia, se trata de una dimensión aún mayor a esto, es lograr la autosuperación del sujeto, como estudiante, como individuo social, como agente de un grupo, y por sobre todo como sujeto curioso, con sed de aprendizaje, consiguiéndolo a partir de la superación de esas barreras individuales que lo limitan.

Pensando en mi gente a las seis de la mañana

Radio Rebelde reprodujo esta madrugada opiniones de los habaneros sobre el Proyecto de Constitución y alguien reafirmó: Que la gente diga lo que piensa. Y con la taza de café que despierta el día empecé a escribir otra opinión, la mía, que la palabra empeñada no quede en letra muerta. Que el tiempo finito se multiplique en obras infinitas y cambios en el horizonte. De lo contrario, pienso y tengo dudas que los guajiros de mi pueblo podamos creer que un municipio como Fomento sea un día un tín autónomo, mientras sigue perdiendo producciones y servicios mientras a otros en el país se les incrementan los panes y los peces, para no escribir otras sensibilidades locales que taladran a mis amigos y conocidos. Regreso a una idea de Martí que venero: hacer es la manera de decir.

No podemos interpretar las opiniones de los constituyentes como las miradas de los otros, sino ponernos en el rol de los otros, en su historia que no difiere tanto a la nuestra, para entender sus miradas. Eso debe primar en la llamada #ReformaConstitucional, la visión cualitativa de la nación inmersa en transformaciones profundas, paradigmáticas y únicas en el mundo, y no la cuantificación subjetiva de un objeto en análisis bajo el prisma militante.

Tengo la convicción que seremos lo suficientemente sabios para pensar como lo hubieran querido los grandes hombres y mujeres de la historia patria. Lo que se debate y está en juego no es la aprobación de un artículo, ni la definición solamente de una palabra, ni el posicionamiento de un sistema. Está emplazado mucho más. Quienes trazan la ley de leyes están obligados a dejar atrás todo posible acuse de mirada economicista u ortodoxa de una Carta que nunca en la historia de la República se había estudiado y conocido tan al detalle por sus habitantes. Están equivocados quienes piensan que en ello solo nos va la paz y seguridad con que vivimos gracias a la obra que nació con la Revolución, o que se puede perpetuar en sacra letra la jerarquía de un modo de ver el mundo.

Creo que en la Reforma de la Carta nos va mucho más.  Cuba vive días históricos, hagamos de ellos la simiente de un lugar mejor para vivir. La gente no cree en las cosas por que le escriban y le digan sobre ese u otro caso, la gente cree y crea para preñarse y parir sus sueños cuando estos, que son por los que lucharon nuestros padres y nuestros abuelos, se hacen realidad. Eso es lo que le debemos a Fidel, a su concepto magistral de Revolución y a las generaciones que asumirán la escritura del mañana que delineamos hoy en #HacemosCuba.

 

¿Y el embarazo andando?

-No camines apurada. Tengo mareos.
-Será un efecto del metronidazol. ¿No dices que le sobran bichos a tu barriguita?
-¿Barriguita? ¿Me ves más gorda?
-No, mija, te veo igual.
-Es que ahora me acuerdo que desde julio no tengo la regla.
-Bah, como si eso fuera extraño, doña Despiste… A ver, ¿te duelen los senos?
-Sí, me duelen… Pero son los quistes.
-¿Y si son los síntomas primeros de la menopausia? A unas mujeres la menstruación les dura hasta los cuarentitantos, y conozco otras que la tienen hasta los sesenta.
-¿Y en qué grupo me ves?
-En el de las bailaoras del majá, siempre rodeada de bichos.
-Hazme caso, chica. Esta semana, cuando fui a comprar las íntimas, la de la farmacia me echó en cara que llevaba dos meses sin cogerlas. Ahí caí en la cuenta de que no tenía marcadas las crucecitas en los meses de agosto y septiembre.
-¿Y desde cuándo tú tienes pareja? Que yo sepa tú estás enamorada de las plantas, los libros y los tejidos.
-¿Y si me embarazaron la savia entre el intertexto y el entresacabocao?
-¡Bah! Ese es el metronidazol, muchacha, no la revuelvas más.

Consumo privado

– ¿Y tú? ¿Qué tomas para olvidar?
– Distancia.
-¿Y de entremés?
-Silencio.

-¿Y lo sabes digerir bien? ¿No necesitas digestivo o alguna ensalada?

-A veces los silencios se sirven al strike y otras con aderezos. Dice un amigo que muchos sucesos tienen una cobertura casi nula porque el silencio le pone un sello a la distancia. Le disipa los efectos, es como tomar un coctel sin alcohol.

-No creo lo mismo. El que quiere cambiar debe tomar al menos un poco de riesgos, para enunciar sus razones, si acaso las últimas. Callar esas razones es también un silencio.

-Peor es lo que criticas. ¿No te parece? Debes aceptar la distancia de quienes no quieren hablar.

-Debe ser porque la complicidad de un brindis se logra con dosis de silencios. Por favor, espera a encontrar los pretextos y justifica después el servido. No todo el mundo tiene derecho a los entremeses.