Nuestro corojo, la Acrocomia Crispa o Cuban belly palm

Nativa de Cuba, la Acrocomia crispa o el corojo se reconoce inmediatamente por su tronco espinoso hinchado en la zona central © Giuseppe Mazza

La Acrocomia crispa (Kunth) C.F.Baker ex Becc. (1912) es originaria de Cuba donde está distribuida en toda la isla en suelos calcáreos. Entre los cubanos le llamamos corojo. Gusta mucho como planta ornamental en los grandes jardines. Se usa como fruta comestible, para extraer su manteca o hacer dulce en la región oriental de la isla. La primera recolecta de corojo en la isla fue hecha por Bonpland & Humboldt, y fue registrada entre La Habana y Regla en febrero de 1801.

La especie es generalmente conocida como Gastrococos crispa (Kunth) H.E.Moore (1968), ha sido incluída hace poco tiempo nuevamente en el género Acrocomia.

El nombre del género Acrocomia deriva de la composición de los términos griegos “akros” = cima, punta y “kome” = penacho, cabellos con referencia a la densa fronda en la cima del tronco; el nombre de la especie es el término latín “crispa” = enrulada, ondulada. s llamada localmente “corojo”, mientras en los países anglófonos se conoce como: “cuban belly palm”.

Su tronco es solitario, alto hasta cerca 10 m, cubierto por robustas espinas negras excepto en la parte más vieja, más bien delgado en la base (30 cm aproximados en la base) y con un característico, pronunciado, engrosamiento en la zona mediana.

La copa es densa, con hojas pinadas, espinosas, largas ,25 m las pínulas de color verde oscuro en su parte superior y verde azulado claro en su parte inferior, están distribuidas en ángulos diversos sobre el raquis.

Flores del corojo. Carretera Trinidad-Sancti Spiritus Foto: Celio Moya

Sus inflorescencias espinosas entre las hojas llevando flores de ambos sexos de color amarillo; los frutos globosos, amarillo anaranjado, de cerca 2,5 cm de diámetro, contienen una discreta cantidad de aceite utilizado con fines alimentarios.

Las semillas son notoriamente de difícil germinación y emplean normalmente desde algunos meses a un año para germinar. Siempre se recuerda el corojo por la frase del General Antonio Maceo en los campos de Baraguá.

Plantación natural de la Acrocomia Crispa, Carretera Trinidad-Sancti Spiritus
Foto: Celio Moya

A pesar de la difundida presencia de espinas y el lento crecimiento es una especie de gran valor ornamental para utilizar en amplios espacios y en pleno sol en las zonas tropicales, subtropicales y templado cálido, de adulta soporta largos períodos de sequía y temperaturas mínimas en el orden de -2/-3 ºC por breves períodos.

Sinónimos: Cocos crispa Kunth (1817); Astrocaryum crispum (Kunth) M.Gómez (1893); Gastrococos crispa (Kunth) H.E.Moore (1968); Gastrococos armentalis Morales (1866); Acrocomia armentalis (Morales) L.H.Bailey & E.Z.Bailey (1941).

Breaking corojo time

Frutos de corojo. Foto tomada por Duanny Suárez en Cienfuegos, Cuba.

En tiempos de visicitudes no es recomendable deslizarse por el frágil muro complaciente de las lamentaciones sino volcarse de lleno de la fragua en la manigua. Y ahora cuando nos aprietan más el zapato, al decir del buen cubano, recordé cuánto la naturaleza nos apunta los pasos si no de un mundo perfecto, sí más humano y en concordia entre seres vegetales y seres animales.

Pues llegó la hora de breaking corojo time, una idea que se me ocurrió desde hace días mientras meditaba sobre las barreras que impone la burocracia en la vida cotidiana de los cubanos. Tal como una guillotina en péndulo sobre nuestras cabezas, el bloqueo mutila sueños a corto, mediano, y no existen plazos largos porque no existen en su plan demoledor. En tanto, mi cultura de sobrevida, en plena adaptación al creciente bloqueo yanqui que nos hace sangrar, prefiere encarar a otro flagelo parasitado que nos corroe: la burocracia penitente en sus diversas manifestaciones que no desiste, que no deja espacio a la paciencia humana y muchísimo menos al derecho a una vejez feliz, pese a todo espíritu renovador de voluntades que supone pensar la isla como país. Persisten los lugares donde ella, la realeza de los cuños, las firmas y los papeles, planta bandera, enraíza y cuesta ciclos de vida para verla transformarse. Como la materia de poner zancadillas parece ser su esencia, no hay poder que la haga desfallecer. Habrá que seguir entonces cantándole las cuarenta, dice mi abuela.

Graficar, o relatar algunas anécdotas que esconden detrás un mal funcionamiento del sistema de atención a la población, el relajado horario laboral, la falta de condiciones en las oficinas de trámites, las subjetividades del trecho del digo al Diego, son algunas de las desmotivaciones que me condujeron a descargar en la primera temporada de Breaking Corojo Time lo que vivo, lo que escucho, lo que siento y lo que sufro. Porque el corojo en pone con su estoicismo en guardia como debería estar toda la sociedad, luchando contra los burócratas y no siendo cómplices del fenómeno.

En el próximo post les hablo del corojo cubano, tan auténtico y duro en sus nueces como lo que hay que cascar en nuestras luchas contra el burocratismo para vivir mejor.

¿Verracos o Berracos?

por Pedro de Jesús

La Real Academia Española contempla dentro de sus objetivos fundamentales orientar el uso de la ortografía. Cada día nos preguntamos ¿cómo se escribe tal palabra?; ¿dónde se le coloca acento ortográfico a equis palabra?; ¿qué se coloca por acá, coma o punto? y otras  tantas dudas o las llamadas vacilaciones ortográficas. Aquí les dejamos algunas acepciones aceptadas por la Academia.

verraco/berraco

jeba/jeva

volá/bolá; volaíta/bolaíta; volón/bolón

Guisaso/guizazo

Ciguaraya /siguaraya

Changó/Shangó

Ochún/Oshún

oricha/orisha

Obatalá/Obbatalá

Eleguá/Elegguá

Ogún/Oggún

Babalao/babalawo

Zocato/socato

looking/luquin

livin/living

rolin/rolling

cácher/cátcher

pícher/pítcher

inin/inning

jit/hit

fao/foul

estrái/strike

jon/home

nocao/knock-out, knockout

soque/ sócket

tique/ticket

chor/short

buldózer/buldócer

friqui/friki.

pizza/piza

dientuzo/dientuso

encueruzo/encueruso

piñacera/piñasera

fajacera/fajasera

bayuceo/bayuseo

bayusero/bayucero

 

 

 

Cuba: Tras las historias del Che Guevara en Fomento

por Prensa Latina

Fomento – El poblado de El Pedrero, en la cordillera del Escambray, al centro de la Isla, resguarda con orgullo algunas de las historias más humanas vividas por Ernesto Che Guevara durante los últimos años de la lucha independentista cubana. Leer más de esta entrada

El nombre de Sopimpa

por Pedro de Jesús

De acuerdo con la investigadora Zoila Lapique en su libro Cuba colonial. Música, compositores e intérpretes, 1570-1902 (Ediciones Boloña/Editorial Letras Cubanas, 2008), La sopimpa, junto con La francesita, La chupadera, El calabazón, etc. son títulos de contradanzas santiagueras muy populares en las décadas de los 50 y los 60 del siglo XIX.
Por otra parte, según los autores de Fomento en la mano. Diccionario geográfico (Ediciones Luminaria, Sancti Spíritus, 2015), el asentamiento fomentense llamado Sopimpa «se inició a principios del siglo XIX con la construcción del ingenio San José del Purial en la finca registrada en 1859 como San Marcos o Sopimpa». Curiosamente, en esa fecha la contradanza La sopimpa estaba en boga… Puede que entre ambos hechos haya una relación de causalidad. Pero es solo una especulación.
Por último, Walter Goodman, en su relato sobre la vida en Santiago de Cuba La Perla de las Antillas. Un artista en Cuba (Ed. Oriente, 2015), cuya primera edición, en inglés, es del año 1873, dice:
«La danza criolla es el baile preferido por todos […] El ritmo y el paso de la danza tienen cierto lejano parentesco con el vals lento, pero se distingue especialmente por un movimiento gracioso de las piernas, brazos y otras partes sobresalientes del tronco, al cual se le da el nombre de sopimpa o “sopeteo” del baile; y con ello se logra una excitación mucho mayor que la que es posible producir con los trois temps, o tres por cuatro del más animado compás que se haya obtenido.»
Así una canción de la época recogía el estribillo:
…¡Ay que gusto y que plasé!
¡Que cosa rica!
Ver bailar el cocoyé
Con la sopimpa….