En las buenas y en las malas, las palabras


PEDRO DE JESÚS, escritor fomentense, Premio Carpentier
Las palabras relacionadas con el sexo y algunas funciones fisiológicas excrementicias han sido, y son, objeto de interdicción en las lenguas. Para sortear el tabú los hablantes acuden a circunloquios y eufemismos, es decir, expresiones de más prestigio o decoro. Mis abuelos, por ejemplo, decían las partes, hacer una necesidad o dar del cuerpo. Leer más de esta entrada

Fermín Fernández, guajiro de El Pedrero, hoy productor de sagú y bijol de cúrcuma en Cifuentes

Por curiosidades botánicas sobre el sagú que tomo cada mañana como en las noches de infancia, cuando mi bisabuela nos abrigaba con la bebida con harina de sagú, llegué hoy a la historia de la miniindustria de Fermín, un guajiro de Fomento que echó raíces como agricultor y ahora cultiva alimentos y fama con su pequeña  industria en la tierra villaclareña de Cifuentes. Comparto esta publicación para que ustedes la disfruten.

por Luis Machado Ordetx.

La tradición familiar impulsó a Fermín Fernández Turró a retomar, luego de medio siglo, aquellas enseñanzas que aprendió de sus progenitores de propagar los cultivos de Cúrcuma (Cúrcuma longa L.), el Sagú (Maranta arundinacea L.), y hasta pequeñas parcelas del Jengibre (Zingiber officinale Rosc.), muy empleados con fines alimentarios, como condimentos o almidones, por generaciones milenarias.

fermin fernandez turro, Cifuentes, Villa Clara

Fermín Fernández Turró, un campesino que, campo adentro, enriquece la cultura alimentaria de la población. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Un lustro atrás, el campesino se acogió a los beneficios del Decreto-Ley 259 para asistir tierras ociosas en zonas de la comunidad Wilfredo Pagés. Ahí reside tras emigrar, «ya con matrimonio formal», apuntó, desde El Pedrero, sitio de la serranía del Escambray. Aquí formó el resto de la familia, los hijos, y tomó la decisión de aplatanarse en labores de hortalizas a discreta escala de plantaciones, pues carecía de suelos.

«Antes todo era cañaverales y alguna ganadería en el territorio cercano, pero los fértiles terrenos, de secano, se quedaron vacíos y comenzó un reparto legal, en usufructo, de tierra. Solicité 4 hectáreas para atenderlas junto a mi hermano Ramiro, y aquí estoy», apuntó Fernández Turró, un hombre de profundos ojos azules, con 84 años de edad, a quien lo delata la fisonomía de los ancestros españoles.

Jocoso, por su salud y laboriosidad, dice, rebasará el «siglo de vida, pero siempre con la guataca y el arado en las manos, pues el trabajo y el laboreo con la tierra no mata a nadie», añadió.

Después de la jubilación como constructor en la empresa Agropecuaria Valle del Yabú, en Santa Clara, volvió la vista al campo que limita su vivienda, número 83, ubicada en la calle 9 entre 14 y 20, y apostó por las recolecciones de condimentos frescos, granos y frutales.

—¿Y cómo llegó a la cúrcuma y el sagú?

—«¡Hombre, con la Agricultura Urbana! Un día se aparecieron directivos del sector con unos sacos llenos de rizomas, y a sembrar. Muchos campesinos no sabían qué era y cómo se utilizaba su colorante y menos los beneficios que reportaba a la salud humana. Con el almidón de sagú era diferente, pero no había tradición», apuntó.

—¿Con el jengibre?…

—«¡Qué decirle!, todavía las personas creen que es solamente afrodisíaco y le restan importancia en la función de la cocina cubana. Los chinos piensan diferente y lo utilizan para dar aromas y sabores. Ese rizoma, que conozco desde la niñez, lo vamos a explotar más en las plantaciones para obtenerlo seco y en polvo, tal como ahora hacemos cuando envasamos la cúrcuma y el sagú», indicó el campesino integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCSF) Filiberto González Mujica, del Consejo Popular Wilfredo Pagés, en el municipio villaclareño de Cifuentes.

Provisiones agrícolas

Las siembras de cúrcuma y sagú, en lo fundamental, están en áreas de secano por la imposibilidad de electrificar un pozo para el riego de agua. El cultivo y cosecha lo hacen con tracción animal, lo cual encarece las producciones e impide el aumento de los rendimientos agrícolas en la finca de los Fernández Turró.

La cúrcuma, conocida, además, como azafrán de la India, turmeric, o yuquilla, la plantan entre abril-mayo en 4 cordeles. El suelo, indica Fernández Turró, «se prepara de manera esmerada y profunda, sin que existan malezas, y mal drenaje. La plantación de las yemas ocurre en esa fecha para que de los rizomas broten hojas anchas, pecioladas y de color verde con un metro de altura».

rizoma curcuma sacada del surcoLos rizomas, de color amarillo a naranja, se emplean como colorantes en dos formas: cúrcuma (crudo) y curcumina (refinado), y la cosecha se realiza después de 9 meses de culminar la siembra. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Cuando el follaje se marchita, en cultivo a sol, pasados unos 10 meses, viene la recolección, siempre manual. Después los rizomas son seleccionados y lavados hasta pasar al proceso de molinado y secarse para envasarlos en bolsas de nailon de 10 gramos.

El sagú, originario de América del Sur, era muy difundido por las zonas orientales de Cuba. Lo «conocía desde la infancia, y el proceso de siembra es casi similar a la cúrcuma. Todo lo hacemos entre mayo-junio en unos 30 cordeles. El ciclo del cultivo es de 7 meses, aunque se puede extender a más tiempo. Nosotros lo intercalamos con maíz para otorgarle a la planta alguna sombra y establecer un policultivo. Obtenemos del tubérculo una 1.2 t/ha de almidón final. El rendimiento es de excelencias para los 25 quintales de polvo que enviamos al comercio. La parte útil son también los rizomas, con un 27% de almidón, grasas, albúmina y azúcares», indicó.

Todo el laboreo agrícola en la finca de los Fernández Turró se ejecuta de manera manual, con desyerbes sistemáticos para evitar malezas. El amarillamiento de las hojas determina, al paso del tiempo, el volumen y contenido de almidón en los bulbos. Después viene la recogida, lavado y rallado industrial-casero, así como el tamiz de separación de impurezas y desecado al sol para obtener, después de 4 días, la harina de sagú, hasta su posterior empaque.

Al concluir los procesos agrícolas «tenemos un cuidado extremo en la selección de la semilla que destinaremos a las siembras del siguiente año», declaró el campesino.

Etiquetas fabriles

En la minindustria de Wilfredo Pagés, una de las pocas de su tipo en el país, fue decisivo el aporte tecnológico que dio el ingeniero mecánico Arnol Fernández Gaunche, hijo de Fermín. Los cultivos de cúrcuma y sagú, también del jenjibre, facilitan la integración entre la agricultura y la fábrica, resultado palmario en el contexto familiar y comunitario.

De las manualidades antiguas pasaron al empleo de equipamientos eléctricos que facilitan la selección, lavado y raspadura de los rizomas, y humanizan el trabajo en el ámbito doméstico como alternativa de eficiencia productiva.

Durante el año de la instalación, saldrán 20 qq de condimento de cúrcuma (unas 20 mil bolsitas de 10 gramos), las cuales «se comercializan en bodegas de los municipios de Cifuentes, Ranchuelo, Santo Domingo y Corralillo, y esperamos ampliar a otros territorios», dijo Martiniano Acosta Milián, jefe del programa de Agricultura Urbana y Suburbana (GAUS) en el denominado Oasis Villaclareño, distante de la capital provincial a 30 kilómetros.

Fermín y Martiniano, productores cúrcuma de Wilfredo PagésEl cosechero (en primer plano) y Martiniano Acosta Milián (detrás), repasan detalles de la minindustria del sagú y del bijol de cúrcuma de Wilfredo Pagés, en Cifuentes. (Foto: Luis Machado Ordetx)

En esas ofertas tienen competidores en el denominado bijol-sazón (200 g de cúrcuma, ajo, cebolla, ají chay, especies aromáticas y sal), que fabrican en Ciego de Ávila, mientras en la harina de sagú, los fabricantes de Wilfredo Pagés son los únicos dedicados a esa actividad en el país, producción que suministran a entidades de Frutas Selectas en Villa Clara, precisó Fernández Guanche.

De las propiedades medicinales y usos de la cúrcuma, aclara Fernández Turró, el agricultor, destacan las cualidades de «colorante de productos alimenticios, de farmacia y cosméticos, o de tejidos, así como antioxidante y para combatir la artritis o enfermedades inflamatorias. Los rizomas pueden aprovecharse como cocimientos en dolencias del hígado y la vesícula biliar», según un plegable-instructivo que confeccionó de acuerdo a búsquedas sistemáticas en bibliografías de los cultivos.

En Cuba el conocimiento y uso de la cúrcuma, aunque tiene excelentes cualidades condimentosas, no está muy extendido, y en los hogares, por su color amarillo-naranja y sabor picante, se incluye poco como colorante en arroz, sopas y diferentes tipos de platos confeccionados con cárnicos.

También contribuye a prevenir la arteroesclerosis, disminuye el colesterol e inflamaciones en la boca y encías, y hasta es anticancerígeno e ideal para problemas digestivos.

Ese «juicio lo tratamos de difundir en los consumidores», sustenta Acosta Milián, quien aclara que los productores ganan 0.62 centavos por bolsas de cúrcuma, mientras la CCS Filiberto González Mujica lo vende a 0.70, y se comercializa por su entidad estatal por valor de $1.00 CUP. La harina de sagú, demandado por la población, va hacia Frutas Selectas a precios de $15.00 por libra.

Polvo de SagúEl sagú lo aprovechan como harina o almidón para dietas destinadas a niños y ancianos. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Añadió que la Agropecuaria Unidad Proletaria, empresa a la cual está subordinado el GAUS, garantiza a los cosecheros abastecimientos de nailon, así como partidas de fertilizantes e implementos de trabajo que, de acuerdo a las siembras, tenderán a consolidar. No obstante, resulta evidente que el sagú, desde el punto de vista económico resulta más tentador a los productores, lo cual no desdice que abandonen el cultivo de cúrcuma y la obtención del bijol natural.

Cierto es que el almidón de sagú es muy cotizado en la alimentación de los niños, y de su harina pueden elaborarse galletas o dulces, por sus valores vitamínicos (A), de carbohidratos, calorías, calcio, hierro y fósforo, de alta digestabilidad. Los desechos sirven, además, para engordar cerdos y mejorar los suelos. Sin embargo, allí no abundan animales para mantener las condiciones higiénico-sanitarias que reclaman las producciones.

El jenjibre lo «sembramos en pequeñas escalas, casi simultáneo a los otros dos cultivos, y hacemos estudios para incluirlo como condimento solo y junto a la cúrcuma, dadas sus cualidades terapéuticas en cólicos, diarreas o el reumatismo», aclaró Fernández Turró.

De Cifuentes, un sitio prominente que afianza historias entre el oro blanco del sagú, y las bondades expandidas por la cúrcuma, el transeúnte encuentra a afanosos hombre que afincan la rica herencia que lega la tierra a los cultivos y la salud alimentaria de la población cubana.

Tomado de La tierra consagra a los hombres, de Vanguardia, Villa Clara.

Publican poemas de escritor fomentense en Revista Kenyon Review

El autor Liuvan Herrera Carpio, residente hoy en Ecuador, y su obra publicada en la Revista Kenyon Review.

por Liuvan Herrera Carpio

Translated from Spanish by Katherine M. Hedeen and Víctor Rodríguez Núñez

Codorniz

Un aguacero de codornices decapitadas lapida el hambre a los que cruzan el desierto. Una lluvia de pájaros sin cabeza es una lluvia sin cabeza. ¿Qué bosque quedó sin trino, qué bosque sin primavera?
Mientras el peregrino despluma las gotas, la arena se contenta como un perro al recibir los pétalos del ave que lentamente se deshojan.
El peregrino es el marinero del desierto. Tras la tormenta de codornices naufragó: no ha podido soportar tanta arena en pleno vuelo.

Tigre

para Virgilio, antes de ser devorado

La piel del tigre es una trampa. Cuando mi hijo abre los ojos, como un grito frente al animal, no se da cuenta que tras un doble enrejado la piel del tigre está sin pintar. Los tigres desayunan carne de poeta: el domador castiga a las legumbres ofreciéndolas como armadura para este exquisito brazo de Blake que ahora mismo vemos engullir.
La digestión del tigre es paciente como los ojos de mi hijo, como los huérfanos ojos de mi hijo.

Mortaja de sábado

Al tender las sábanas
como cuerpos recién ahogados,
una camisa contigua
encoge los hombros.
La ungida, sin nombre digno que recordar;
ofrece al sol el cadáver del tálamo
donde su hijo, cada noche,
se deja extraer por Dios
una costilla irrecuperable.
Dios exprime
la muerte en la sábana,
pero el cansancio de mi madre
le impide atisbar el milagro.
No la culpes, hombre de la cruz,
cuando reta al sol con humedad formidable.
Tú pendiste las horas como un ahorcado
y Dios exprimió tu sangre
desde su altura.
Tiende la sábana como gesto de rendición.
¿Ante quién flaquea mi madre cada semana?
¿Qué enemigo le obliga a retirarse
sin victorias que alimentar?
Dispongo a cerrar los ojos:
ya siento en mi vientre el cisma de Dios.
El almidón, justo padre,
maquilla silencioso una mortaja.

Hierros de carnaval

Fraguados en herrerías clandestinas
viajan sobre trailers ominosos
por la cicatriz nacional,
artefactos para la diversión,
que en carnavales de barrio
se erigen en solo una hora.
Piezas de antiguos centrales
adobadas por años en el alcohol
de almíbar,
ahora toman sitio
en sillas voladoras y en
botes suspendidos en el arco
de su viaje.
Quien no asistió al esplendor
de los parques eléctricos,
podrá encontrar aquí
una desleal imitación.
Di adiós a tu hijo mientras
resiste su vértigo
en las pequeñas jaulas
de “El Exterminador”.
Subamos a “El Dragón”
cuando su mal trazado ojo
ve derramar la cerveza sin nombre,
detenida en odres de extraño níquel
y disputada por caballeros de sed medieval.
Sobre las esteras de montaña rusa
oyendo crujir los frenos de la noria,
te dije: qué triste el país.
—Diviértete, fue la respuesta
mientras me alcanzabas un
algodón de azúcar,
traída del gran Brasil
en oscuras bodegas
de lujosos trasatlánticos.

Quail

A downpour of decapitated quail stone the hunger of those crossing the desert. A rain of headless birds is a headless rain. What forest was left with no song, what forest with no spring?
While the pilgrim defeathers the drops, the sand is as happy as a dog taking in the bird petals slowly plucked.
The pilgrim is the desert sailor. After the quail storm he shipwrecked: he hasn’t been able to stand so much sand midflight.

Tiger

for Virgilio, before being devoured

The tiger skin is a trap. When my son opens his eyes, like a shriek before the animal, he doesn’t realize that behind the double trellis the tiger skin isn’t painted. Tigers eat poet flesh for breakfast: the tamer punishes the legumes offering them up like a garnish for this exquisite Blake arm we now see being wolfed down.
The tiger’s digestion is patient like my son’s eyes, like my son’s orphan eyes.

Saturday Shroud

When hanging out the sheets
like newly drowned bodies
an adjacent shirt
shrugs its shoulders.
The anointed one, no name worth remembering,
offers up to the sun a cadaver from the marriage bed
where her son, each night,
lets God extract
an irretrievable rib.
God wrings out
death over the sheet,
but my mother’s tiredness
won’t let her make out the miracle.
Don’t blame her, man of the cross,
when she challenges the sun with a formidable dampness.
You strung the hours up like a hanged man
and God wrung out your blood
from his height.
She hangs the sheet out as a gesture of surrendering.
Who does my mother lose heart to each week?
What enemy forces her to retreat
no victories to nourish?
I’m ready to close my eyes:
now I feel the schism of God in my belly.
The starch, just father,
silently covers up a shroud.

Carnival Irons

Forged in clandestine smithies
they travel on ominous trailers
through the national scar,
artifacts for amusement,
in neighborhood carnivals
assembled in just an hour.
Pieces of old sugar mills
marinated for years in syrup
alcohol,
now they take their seats
in flying chairs and on
boats suspended in the arc
of their journey.
Those who never witnessed the splendor
of electric parks
will find here
an unfaithful imitation.
Say good-bye to your child while
he fights back his vertigo
in the small cages
of “The Exterminator.”
Let’s ride “The Dragon”
when its badly drawn eye
sees nameless beer spilled,
lingering in wineskins made of a strange nickel
and argued over by knights with a medieval thirst.
Standing on the roller coaster’s carpet
hearing the brakes of the Ferris wheel grind
I told you: this country is so sad.
“Have fun,” was the answer
while you got me some
cotton candy
brought from grand Brazil
in the dark holds
of luxury ocean liners.
 

Funcionarán 72 colegios mañana en las elecciones en #Fomento #Cuba.

Foto. Roberto Rivero

Foto. Roberto Rivero

Desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde estarán abiertos un total de 72 colegios mañana en el desarrollo de las elecciones generales en las circunscripciones del municipio de Fomento, Sancti Spíritus cuando están convocados a las urnas cerca de 25 mil electores. Leer más de esta entrada

Tras los pasos de la Condesa Descalza

por Lisandra Gómez, Escambray

Otra vez Agón Teatro y su joven director Kiusbell Rodríguez Castiñeira ponen en alto el mundo de las tablas y del movimiento de artistas aficionados. Ese colectivo no entiende de fatalismo geográfico y mucho menos de sentarse a esperar por impulsos institucionales. Por segunda ocasión toman por asalto la escena y estremecen a Fomento, su territorio natal.

El colectivo, desenfado, orgánico y transgresor de lo cotidiano, demuestra nuevamente que desde un discurso universal y una adaptación precisa instan a la reflexión, generan polémica y suscitan interpretaciones de lo que somos, tanto desde lo individual como desde lo más abarcador: las esencias de este país.

Ese cúmulo de vivencias se transpira cuando se disfruta Condesa descalza, un texto que bebe de la novela Tuyo es el reino, de Abilio Estevéz, Premio de la Crítica en 1999. Leer más de esta entrada

María de la Caridad Martínez, la joven del escudo de Fomento Cuba

Por Bárbaro Pérez Colina,

La historia conserva en sus páginas la actitud de mujeres a toda prueba.

Fomento también tiene sus mujeres heroicas. Hoy hablaremos de una, que si bien no es la única, si fue de las primeras en inmolarse en el altar de la patria.

Era María de la Caridad,– Mariquita, como la conocían todos en el poblado– hija de Don José Francisco Martínez y Doña Dolores Martínez, el primero, rico hacendado de la comarca, comprometido desde un principio con la causa independentista junto a familiares y amigos. La segunda, amorosa madre, entregada a las labores propias del hogar.

Al estallar la revolución en las Villas, José Francisco y su hermano, junto a un grupo de patriotas locales, se pronunciaron a favor de la guerra en Jumento el 7 de febrero de 1869. Como fue usual en aquellos primeros tiempos, toda la familia siguió al jefe insurrecto a la manigua, para no quedar bajo la tutela española. Pronto los cubanos establecieron campamento en el lugar llamado Guayabal Bajo, perteneciente a la hacienda El Ñame, cuya propiedad pertenecía al padre de María Caridad y, sitio donde se improvisó el campamento cubano.

Cuenta la historia que un esclavo de los que acompañó a José Francisco en el alzamiento, después de desertar, se presentó a las autoridades españolas y los denunció.

El día 17 de febrero de 1869 una columna española compuesta por el batallón de infantería Isabel II, al mando del teniente coronel Báscones, partió del cuartel de infantería (hoy Museo Municipal) con el objetivo de sorprender y aniquilar el campamento mambí. Leer más de esta entrada

Los tomates de otro Pototo

Hace tiempo que no iba a la Feria de Fomento y es que nunca he visto en la cita de domingo la solución definitiva a mis problemas alimenticios pero sí la oportunidad para encontrar algunas mercancías especiales. Leer más de esta entrada