Llegada de un ángel

alas de angel
Un hombre ha entrado en tu sueño. Viste de blanco y su cara es perfecta. Observas su cara y sus manos y su boca que ningún mortal pudo haber dibujado. Tratas de hablarle, pero las palabras no acuden. nadie sabe lo que piensas. Dice que te presiente, y un torbellino de nubes se le encima. Habla de tu hábil torpeza, fe del futuro, de no sabes qué confusión. Pero confusión es palabra vana tratándose de un ángel. Si tú lo sueñas y él te sueña, a quién corresponde despertar? Vas tras él temeroso. Un brusco gesto suyo podría convertirte en cenizas y humo. Finges dormir para que no se marche, para que no se desvanezca.
por Abilio Estévez, del Manual de las Tentaciones.