Curiosidades de Einstein

por el Dr Islay Pairol

1.- Un periodista le pregunta a Einstein “¿Me puede Ud. explicar la Relatividad?” y Einstein le contesta: “¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?”. El periodista lo mira extrañado y le contesta: “Pues, sí, sí que puedo”, a lo cual Einstein replica: “Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego”.

2.- Durante el Nazismo Einstein, por ser judío, debió soportar una guerra en su contra con el fin de desprestigiar sus investigaciones. Uno de estos intentos se dio cuando se compilaron las opiniones de 100 científicos que contradecían a las de Einstein, editadas en un libro llamado “Cien autores en contra de Einstein”. A esto Einstein respondió: “¿Por qué cien? si estuviese errado haría falta solo uno”.

3.- En una conferencia que Einstein dio en el Colegio de Francia, el escritor francés Paul Valery le pregunto: Profesor Einstein, cuando tiene una idea original, ¿ qué hace? ¿La anota en un cuaderno o en una hoja suelta? A lo que Einstein respondió: Cuando tengo una idea original no se me olvida.

4.- Einstein tuvo tres nacionalidades: alemana, suiza y estadounidense. Al final de su vida, un periodista le pregunto qué posibles repercusiones habían tenido sobre su fama estos cambios. Einstein respondió: “Si mis teorías hubiesen resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los suizos, que era un científico alemán; y los alemanes, que era un astrónomo judío.”

5.- En una reunión social Marilyn Monroe se cruzó con Albert Einstein, ésta le sugirió lo siguiente: “Que dice profesor, deberíamos casarnos y tener un hijo juntos. ¿Se imagina un bebe con mi belleza y su inteligencia?”, Einstein muy seriamente le respondió: “Lamentablemente temo que si el experimento sale a la inversa, terminemos con un hijo con mi belleza y su inteligencia”.

6.- Se cuenta que en una reunión social Einstein coincidió con el actor Charles Chaplin. En el transcurso de la conversación, Einstein le dice a Chaplin: – Lo que he admirado siempre de usted es que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira. A lo que Chaplin respondió: – Lo suyo es mucho más digno de respeto: todo el mundo le admira y prácticamente nadie lo comprende.

Anuncios

El octogenario y la Viagra

por Dr. Islay Pairol Acosta.

El octogenario se levanta y se pone su abrigo.
Su mujer le pregunta:
-‘¿A dónde vas?’.
El contesta:

-‘Voy al médico’.

Y ella dice:

-¿Por qué , estás enfermo ??
-No, contesta él, ‘voy a que me recete una de esas nuevas pastillas de Viagra’.
La mujer se levanta de su mecedora y se pone también su abrigo.
El marido se extraña y le pregunta:

– ”¿Y tú, a dónde vas?’.
-‘También voy al médico’, contesta ella.
-‘¿Y por qué?’
– Si tú vas a empezar a usar esa vaina toda oxidada otra vez, voy a que me pongan una antitetánica.

 

El héroe


Un héroe no es más valiente que cualquier otra persona, solamente es valiente cinco minutos más.
Ralph Waldo Emerson

Quiero dedicar este cuento de Pablo a los héroes, en especial a los de la clase obrera cubana, a la gente de la agroindustria azucarera, a los fomentenses aún con nostalgia de su central. El Primero de Mayo es un buen día para pensar y festejar con ellos, dondequiera que estén.

Leer más de esta entrada

Aquellos años de Matilda

El único deber del hombre es amar

Albert Camus Leer más de esta entrada

Luisa, los geranios y los girasoles de Esperanza

girasoleando-esperanza-alberto-fomento-cuba

Girasoleando, de la pintora fomentense Esperanza Alberto.

por Angel Martínez Niubó
El periódico del pueblo lo dirigía una mujer. Se llamaba Luisa y estuvo una semana y tres días en el cargo. Ya Luisa no está. Ahora no habla; resume su existencia a sentarse frente al mar, para ver las puestas de Sol. Leer más de esta entrada

Muerte. El gato negro de Poe (2)

gato-negroNo espero ni pido que alguien crea en el extraño aunque simple relato que me dispongo a escribir. Loco estaría si lo esperara, cuando mis sentidos rechazan su propia evidencia. Pero no estoy loco y sé muy bien que esto no es un sueño. Mañana voy a morir y quisiera aliviar hoy mi alma. Mi propósito inmediato consiste en poner de manifiesto, simple, sucintamente y sin comentarios, una serie de episodios domésticos. Leer más de esta entrada

Muerte. El número trece (1)

muerte

Esta vez no toca a la puerta, apenas anuncia en el umbral: estoy aquí. Su mirada es esquiva. Todo su empuje y lozanía de tantas vidas a cuestas, solo le da fuerza en la sentencia del juicio final, vengo a arrasar con todo. Leer más de esta entrada