¿Más Baches o espacios por lo verde en Fomento?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dice un vecino de la calle Juan Bravo, antigua vía llamada Trinidad por el viejo camino de Fomento a la villa sureña, al enviarme estas fotos:

“MUCHOS AÑOS llevan los vecinos pidiendo la arreglen… Por gusto”.

Sin embargo, esta receptora de asuntos del pueblo fomentense cree que las vías pueden ganar en ornato público y colores verdes y productivos, mientras esperan por el arreglo de los viales como uno de los problemas agravantes de la higiene y la belleza en la ciudad de Fomento. El asunto de los baches entorpece el tráfico en muchas zonas y comunidades.

 

Lo que la niebla devela en octubre

La niebla no nos deja. Hoy quiere ser densa por el caprichoso Sol que irrumpe a jugar con el fresco del despertar entre montañas. Son los días de octubre que se parecen a los de ayer y a los de antier. Alguien nace, alguien se muere, alguien renace en su propia muerte. El que se va es borrascoso, casi igual por la cortina que vela estos amaneceres. No caen en la hojarasca de la arboleda las hojas rojas de otros lares sino los granos rojiamarillos en espera de la recolección. Quisiera negarlo mas por casi 30 años es trunca la cosecha cafetalera en estas laderas. Quien apuesta por la verdad no sube a encontrar ni un ápice de ella. Sigue poniendo humo para contar volutas y gestar más olvido en su fama.
La niebla cede un poco. No hay rocío sino lluvia, se pega la camisa y se encueran las botas para escribir las historias de la rudeza de una guajira trepando el monte. Es el convite de las mujeres serranas con el jabuco a la espalda. Habría que ver si la niebla, que no nos deja vivir con más luz en octubre, penetra profundo el alma porque también lleva el nombre de ellas. La neblina no nos deja avanzar en la escalada. Las guajiras se adueñan del aroma de café entre campos de mariposa para despejar el día y abrigar los sueños. Ojalá sean los deseos de mañana. #migentebella #coffeetime #Cuba

Dejémosle ser maestros, teachers


por Dayenis López
El maestro deviene paradigma ético-moral y espejo en que se miran constantemente sus alumnos. Como bien sentenciara Luz y Caballero, “instruir puede cualquiera; educar solo quien sea un evangelio vivo”.
Por lo tanto, el educador debe ser ejemplo, desde todo punto de vista, mientras que su actuación, no solo en el aula, sino también fuera de ella, es un fiel reflejo de lo que explica en clase.
Hoy es el Día Mundial del Docente. La UNESCO dedica este día a promover la autonomía de los docentes, fortalecer y crear nuevos maestros de todas las enseñanzas. Pero, ¿qué tipo de maestros requieren nuestras aulas? ¿Cómo incentivar el amor por la docencia?
La docencia, como profesión y como pasión, es una disciplina a la que se la debe abordar con respeto y dedicación, demandando un gran compromiso por parte del maestro. Este compromiso será el contrato tácito establecido por el docente hacia su rol de comunicador, transmisor y precursor de la curiosidad del estudiante.
Desafortunadamente, esto que debería resultar como denominador común para todos aquellos que persiguen la vocación, parecería escasear en algunos, generándose como resultante personas que atentan contra la profesión. Mal llamados docentes, quienes extasiados por el aparente rol de autoridad que les confiere dicha relación de profesor – alumno, se empapan de esa jerarquización en lugar de involucrarse en el universo del estudiante y en la real dedicación que conlleva. Estos son casos que ya no se manifiestan de manera aislada, cada vez se presentan de forma más recurrente, y su evidencia radica en los mismos estudiantes y en su desarrollo de aprendizaje.
En contraposición a estos desalentadores de la profesión, aparecen aquellos a quienes sí les es legítima, y por sobre todo quienes desde sus nuevos aires renovadores hacen su aporte. Realmente hace que se transforme en una necesidad poder gestar a un nuevo grupo de docentes dentro de un circuito de profesionales ya instalados en la institución educativa. Generalmente se trata de personas de joven edad, con nuevas ideas, y entusiastas de aprender el ejercicio de la docencia.
Transitando el período de formación pedagógica, y culminando ya con la última instancia de éste, es claro notar cómo el número de estudiantes ansiosos por el ejercicio de la docencia ha disminuido. Cuba afronta un déficit creciente de profesionales del sector educacional entre otros motivos, por la falta de reconocimiento al maestro, las dificultades salariales y materiales y el despojo de su propia vocación por un cúmulo de reglas, normativas y burocracias que rigen hoy el trabajo del profesor.
Encontrar el goce en saberse como educador no sólo significa que un alumno termine con el curso de determinada materia, se trata de una dimensión aún mayor a esto, es lograr la autosuperación del sujeto, como estudiante, como individuo social, como agente de un grupo, y por sobre todo como sujeto curioso, con sed de aprendizaje, consiguiéndolo a partir de la superación de esas barreras individuales que lo limitan.

Estenoz puede ser una calle verde

La calle Estenoz es fundacional en Fomento Cuba. Ante los desniveles que acumula el vial por más de diez años necesita un cambio de uso. Por ser la calle que cruzan muchas familias desde y hacia escuelas y centros de trabajo y que da acceso a un reparto residencial, propongo el cambio de uso de la calle: que en sus baches y deslaves, se fomente la agricultura urbana, algo que no solo produce alimentos. Sus plantas también favorecerían el ornato público que sería un paliativo grato y benéfico mientras no se le asigna asfalto al municipio para la reparación de sus arterias de acceso y las interiores de la pequeña ciudad. En Fomento calles como esta acogerían bien algunos diseños de permacultura en sus baches para combinar el hábitat de miles de habitantes con un proyecto sui géneris de agricultura ecológica en el pueblo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Daniela y mi abuelo cazador

La pequeña Daniela habla hasta por los codos, será una bella guajirita, mira seria a la cámara mientras las laderas de Gavilanes le rodean con su verdor esperanza. Ella pertenece a esa gente amable que amamos en las montañas de Fomento. Solo tiene dos años, ama que la monten a caballo y su abuelo Andrés Carballo, apenas me reconoció, atizó las historias sobre mi abuelo Matías Romero como fundador de la Federación de Caza Deportiva en Fomento. Recordó la experiencia que mi viejuco transmitió a sus hijos y amigos sobre la cacería de perros jíbaros en el Escambray. Volveré al sitio llamado Guineo para recolectar esas anécdotas familiares y volveré con el morral lleno para ustedes. Y para contarle a Daniela cuando sea grande