Los días de más luces que de manchas

Muelle pesquero en Playa La Boca, Trinidad, Cuba

Todos estos tiempos poshucaranes me traen más luces que manchas, y claro, no sé cuántas noches de desvelo y lágrimas. En casa, Yenny vivió su “primer” ciclón con juegos y cuentos. Acogerla en mi hogar durante los días más aciagos de Irma en la isla me llevó a una certeza de mis memorias infantiles: la inocencia del niño que fuimos. Es la borrasca de una vida que algunos quieren desterrar y el contagio con un simulado modo de bromear hoy con el retorno de la electricidad al pueblo, cuando los linieros se despellejan pegados a los cables con la misma voluntad de rehacerse de una nación tras los daños del desastre.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Borgeando mis sombras

el mundo es la vida y la vida gira entre números, letras y sombras,

hay tanta luz en la sombra de la niñez…

Leer más de esta entrada

Aquellos años de Matilda

El único deber del hombre es amar

Albert Camus Leer más de esta entrada