María de la Caridad Martínez, la joven del escudo de Fomento Cuba

Por Bárbaro Pérez Colina,

La historia conserva en sus páginas la actitud de mujeres a toda prueba.

Fomento también tiene sus mujeres heroicas. Hoy hablaremos de una, que si bien no es la única, si fue de las primeras en inmolarse en el altar de la patria.

Era María de la Caridad,– Mariquita, como la conocían todos en el poblado– hija de Don José Francisco Martínez y Doña Dolores Martínez, el primero, rico hacendado de la comarca, comprometido desde un principio con la causa independentista junto a familiares y amigos. La segunda, amorosa madre, entregada a las labores propias del hogar.

Al estallar la revolución en las Villas, José Francisco y su hermano, junto a un grupo de patriotas locales, se pronunciaron a favor de la guerra en Jumento el 7 de febrero de 1869. Como fue usual en aquellos primeros tiempos, toda la familia siguió al jefe insurrecto a la manigua, para no quedar bajo la tutela española. Pronto los cubanos establecieron campamento en el lugar llamado Guayabal Bajo, perteneciente a la hacienda El Ñame, cuya propiedad pertenecía al padre de María Caridad y, sitio donde se improvisó el campamento cubano.

Cuenta la historia que un esclavo de los que acompañó a José Francisco en el alzamiento, después de desertar, se presentó a las autoridades españolas y los denunció.

El día 17 de febrero de 1869 una columna española compuesta por el batallón de infantería Isabel II, al mando del teniente coronel Báscones, partió del cuartel de infantería (hoy Museo Municipal) con el objetivo de sorprender y aniquilar el campamento mambí. Leer más de esta entrada

Anuncios

El tiempo y la gente

Llueve, cambia el tiempo y la gente. La gente siempre cambia pero generalmente no lo hacen para ser mejores y menos egoístas. Si lo hicieran han recibido una bendición de Dios, por golpes muy duros o por causas misteriosas. Cambiar y ser mejor persona no lo hace cualquiera. Llueve en Fomento. Cambia el tiempo, pero no las personas. Y si cambian, veremos qué brindan por el camino.

El campeón mundial de Delicias

por Elsa Ramos Ramírez

A pesar de la espera, ante los tropiezos de Irma, Escambray dialoga con Yosbany Veitía, el único espirituano titular mundial de boxeo.

Veitía se hizo del título de los 52 kilogramos en el Mundial de Hamburgo, Alemania.

Veitía se hizo del título de los 52 kilogramos en el Mundial de Hamburgo, Alemania.

Cumplo con esta entrevista una deuda editorial y lógica. Apremios noticiosos derivados del paso de Irma la aplazaron. Pero más vale tarde que nunca, porque Yosbany Veitía Soto, el único espirituano campeón mundial de boxeo, podría justificar un periódico.

Leer más de esta entrada

Rosas rojas para Alfonsito

Rosas rojas para Juan Alfonso Santos Gutiérrez, Alfonsito, el locutor y maestro de generaciones de aficionados a la cultura en Fomento. No pasaban de treinta personas en la marcha luctuosa desde la funeraria hasta la finca de María Guerra. Más familiares que trabajadores de la cultura. Hay obras de bien en el silencio que se queda y el amor que se esparce desde la cultura campesina entre multitudes de niños, esos que nunca dejaremos de ser.

Leer más de esta entrada

Francisco Jiménez Triana: Los electores no tienen pelos en la lengua

Francisco, a la izquierda, intercambia con uno de sus electores. (Foto: Arelys García/ Escambray)

Francisco, a la izquierda, intercambia con uno de sus electores. (Foto: Arelys García/ Escambray)

tomado de Escambray digital

De sus 55 años de vida, el fomentense Francisco Jiménez Triana ha dedicado casi 30 a ser delegado de circunscripción

Su cuerpo naturalmente delgado y largo con estampa de Quijote se prende en la mirada del forastero que llega a la comunidad serrana de Rafael Alfonso, donde hace 28 años Francisco Jiménez  Triana funge como delegado en la circunscripción No. 40 del Consejo Popular de Sopimpa, Fomento. Leer más de esta entrada

Mientras te olvido

Según Confucio, cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla. Mientras te espero, sueño que eres hoja seca. Que te barre el granizado de la primavera. En Mayo, las semillas besarán la tierra. Redescubren sus amores las romerías, las banderas, las flores y los abrigos para las madres. No quiero dormir, la esperanza solo llega con el iris desvelado. Es tiempo de sismos y eclipses.

Leer más de esta entrada

Aquellos años de Matilda

El único deber del hombre es amar

Albert Camus Leer más de esta entrada